Koyasan

Koyasan es un remoto monte famoso por su impresionante complejo de templos y por albergar el cementerio más grande de Japón.  Llegar aquí desde Osaka nos supuso coger el metro, tres trenes, un teleférico y un autobús, pero valió la pena.

Al llegar, llovía así que no tuvimos más remedio que cobijarnos en el albergue hasta que al anochecer acampó. Fue entonces cuando fuimos a dar una vuelta por el Cementerio de Okunoin,  iluminado por las lámparas de piedra que hay a lo largo de los principales caminos. Probablemente, el lugar más mágico que visitamos en Japón. Las puertas torii y los monolitos de piedra se funden con el silencioso bosque en la zona más extensa y antigua del cementerio. En contraste, la zona moderna es una explanada donde las tumbas tratan de representar a lo que se dedicó el difunto en vida. Una taza para el fundador de una compañía de café o un cohete para un ingeniero encargado del programa espacial son ejemplos de ello.

img_20190418_073055

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el corazón del cementerio se halla el mausoleo de Kobo Daishi, uno de los lugares más sagrados de Japón. A partir del puente que conduce al mausoleo no está permitido tomar fotos ni videos, lo cual es una pena porque es un recinto de pequeños templos con mucho encanto. Entre todos ellos, destaca la sala de las lámparas, con más de 10.000 de ellas permanentemente encendidas. Las dos más famosas son probablemente la que regaló uno de los emperadores en el pasado y la de una mujer pobre que cuenta que vendió su pelo para poder comprar y donar la lámpara que lleva encendida ininterrumpidamente durante más de 1000 años.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Kobo Daishi y el budismo shingon

Kukai fue el monje budista que introdujo el budismo esotérico en Japón y el inventor del Kana (el silabario japonés). A principios del siglo IX viajó a china para estudiar de la mano del maestro Huiguo, famoso por traducir textos sanscritos al chino y la máxima autoridad de esta religión en el país. Breve fue su aprendizaje ya que Huiguo murió el mismo año que se conocieron y al siguiente, Kukai ya se hallaba de vuelta en Japón. Breve, pero intenso. Kukai se convirtió en un experto en budismo indio y en sanscrito.

Se asentó en el monte Koya con sus discípulos y desde allí extendió el budismo esotérico o Shingon por todo el país, donde tuvo gran relevancia en los siglos posteriores y sobrevive a día de hoy. En China, no corrió la misma suerte. Unos años después de la muerte de Huiguo, el emperador claro defensor del Taoísmo ordenó la destrucción de sus templos y obligó a sus practicantes a renegar de sus creencias.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El templo más importante de Koyasan es el Kongobuji, el cual reúne a miles de peregrinos en las ceremonias más importantes del budismo shingon. Se ha reconstruido varias veces y es interesante de ver, principalmente por su jardín de arena; el más grande de Japón. La composición del mismo hecha con bloques de granito representa a dos dragones que salen de un mar de nubes. Hay que echarle imaginación para visualizarlo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAP4180463OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No nos podíamos ir sin visitar el complejo de templos Danjo Garan, del que destaca el Konpon Daito, la “gran pagoda” pintada totalmente de bermellón. Se trata de un lugar tranquilo y sorprendentemente poco concurrido; apenas nos cruzamos con un par de personas dentro.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s