Tokio

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde mi infancia me ha fascinado Japón. Ahora mismo escribo desde mi habitación en la casa de mis padres, donde echando un rápido vistazo puedo recordar la influencia del país del sol naciente a lo largo de mi vida. En la estantería puedo ver mi colección de mangas, libros y películas basados en Japón; junto al escritorio se hallan mis libros de Hiragana, Katakana y Kanji de cuando intenté aprender su idioma; en el armario aún guardo mi karategui y los cinturones que fui ganándome a lo largo de los 6 años que practiqué Karate; y en el cajón guardo mi Nintendo Switch junto con otras consolas japonesas a las que he dedicado (y sigo dedicando) horas y horas desde la mítica NES. La habitación típica de un Otaku, un friki que siempre soñó con visitar el Nipón. Así pues, cuando llego el momento de visitar Japón las sensaciones que viví fueron muy diferentes a las sentidas en cualquiera de mis otros viajes; extrañamente familiares e incluso nostálgicas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dejamos atrás un Bangkok a más de 30 ºC, ruidoso y en alerta roja de polución atmosférica. Tras 6 horas de vuelo, aterrizamos en un Tokio impecable, silencioso y muy frío; estábamos a 8 de Abril pero una corriente de frío siberiano bajo las temperaturas a pocos grados sobre 0. Vaya contraste! Fuimos directos del aeropuerto al hotel y llegamos sobre la hora de cenar así que dimos el día por concluido. Sin embargo, recuerdo que fue como llegar al país de las maravillas; todo me flipaba: el metro, las calles, la gente… hasta las maquinas expendedoras!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Asakusa

Nos alojamos en un hostel a pocos minutos de la estación de Asakusa; por ello, decidimos empezar explorando este tranquilo distrito del norte de Tokio. Nos unimos a un walking tour en Kaminarimon (la Puerta del Trueno) y comenzamos a andar por el Mercado de Nakamise, donde venden souvenirs típicos de Japón y que se halla justo entre la puerta mencionada y el templo de Sensoji. Construido por primera vez en el siglo VII, se trata del templo más famoso de Tokyo y también uno de los más antiguos; de cuando la zona era poco más que un pueblo de pescadores y el budismo empezaba a aparecer por estos lares. Sin embargo, los edificios de madera han sido destruidos y reconstruidos varias veces; la última tras la Segunda Guerra mundial, así que poco o nada queda de la estructura original.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Justo al lado se sitúa el Santuario de Asakusa, sintoísta. El tema de la religión en Japón es complejo y se merece un post dedicado exclusivamente a ello. De momento solo decir que el budismo y el sintoísmo se entremezclan de tal manera que es frecuente que los templos se hallen juntos. En el caso del Santuario de Asakusa, contrasta en sencillez en comparación con el templo; pero se respira una paz y tranquilidad que hace que valga la pena su visita. Se levantó mucho más tarde que el templo: en la época Edo; y sin embargo, sobrevivió a los bombardeos de los estadounidenses, por lo que el edificio en si es más antiguo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hay mucho más que ver en Asakusa aparte de sus templos. Pasear por sus calles es un verdadero placer. Muchas son peatonales y están llenas de cafeterías, tiendas y restaurantes. También tiene una vida nocturna animada. En Asakusa fue donde probamos por primera vez el Okonomiaki y donde comimos sushi en un restaurante especializado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Okonomiaki

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Akihabara

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Antiguamente, Akihabara era un barrio tranquilo con un mercado. Durante la ocupación americana, el mercado cambió de productos. Se empezaron a vender radios, televisores, cámaras de fotos y demás dispositivos electrónicos que venían de América. Luego vino el boom de la tecnología japonesa: Panasonic, Sony, Mitsubishi y demás comenzaron a sacar más y mejores dispositivos electrónicos y les siguieron las videoconsolas: Nintendo, Sega, las maquinas recreativas y con ellas también llegó el anime y el manga. En unas décadas Akihabara se convirtió en la meca de la subcultura y así continuó hasta la actualidad. Sin embargo, algo nuevo ha irrumpido en este distrito: la cultura idol. Bandas de chicas japonesas, a cada cual más mona que tienen engatusados a millones de espectadores. Bailan y cantan; pero lo que les hace populares entre los japoneses es su ternura y escasez de ropa. Son muchachas adolescentes que se comportan como personajes de manga para enamorar a otakus con problemas sociales y triunfan porque en Japón hay millones de personas asi que las siguen y coleccionan todo el merchandising que sacan. Es todo un fenómeno social. La banda más popular de idols es AKB48 que hasta tienen un local con su nombre en Akihabara. Esta banda, nacida de un programa de television está compuesta por 48 chicas jovencitas y los espectadores votan quienes de ellas salen de la banda y quienes se quedan. Una especie de Operación Triunfo. Lo más preocupante es que hay más gente votando por estas chicas que en las elecciones generales del país.

A pesar de esta nuevo fenómeno presente, Akihabara sigue siendo el paraíso para los aficionados a los videojuegos y al manga. Aparte de unos cuantas cafeterias de gatos y de maids, todo son tiendas de videojuegos, libros, mangas, figuras y electrónicos. Hasta tal punto que un aficionado podría dedicar días a explorarlo y no acabar. Es un lugar peligroso para la cartera, pero me contuve y acabé comprando únicamente un libro del arte de Persona 5 que solo se puede conseguir en Japón. Consideramos entrar en un maid cafe; pero pagar el doble por hacer el tonto como que no nos convenció. Si queréis saber de lo que va, ved el siguiente video:

Sí que visitamos la cafetería de Square Enix, más que nada para ver la tienda. Toda una experiencia para quien haya jugado alguna vez a alguno de los juegos de la compañía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tokio es una ciudad ajetreada. Los japoneses no tienen tiempo para comer tranquilamente dada las exigencias de su trabajo. Por eso, los restaurantes más extendidos son de comida rápida, pero de calidad; nada de Mc mierdas. Al entrar en uno de estos restaurantes, te encuentras con una máquina expendedora de tickets donde seleccionas lo que quieres comer y pagas. A continuación te sientas en la barra, le das el ticket al cocinero y ahí mismo te lo prepara en un santiamén. Son restaurantes baratos y se come bien por lo general.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Shibuya

Al pensar en Tokyo una de las imágenes que se le viene a uno a la cabeza es la del cruce de Shibuya con cientos de salary men cruzando la carretera en diferentes direcciones. Uno de los lugares más filmados del mundo.  Pues bien, esto es Shibuya; el corazón de Tokio, plagado de tiendas, centros comerciales, restaurantes y love hotels. Este último es un negocio en auge en Japón. Gestionado exclusivamente por la Yakuza, se trata de hoteles donde puedes reservar una habitación por horas o por noches para lo que ya se intuye con ese nombre. Los hay temáticos o normales y la discreción es absoluta; ni siquiera tienen recepcionista que pueda ser testigo de quien entra y quien sale ya que el accesso está digitalizado. El gran éxito de los love hotels se debe a varios factores. Por ejemplo, en la sociedad japonesa está mal visto que una pareja se acueste antes del matrimonio y por ello los jóvenes que quieran ver de que va el rollo antes de casarse tienen que hacer uso de este servicio. Por otro lado, esta el tema de los amantes que en Japón es más frecuente que en otros países debido a las altas horas de trabajo y a la falta de comunicación entre las parejas. Hay un documental en Netflix: Love and Sex in Japan sobre como hay muchos japoneses insatisfechos que tienen que recurrir al alquiler de novios o novias que les den un poco de alegría, ya sea compañía o algo más.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La cola para hacerse una foto con Hachiko era larga y como no tengo paciencia, le saqué una foto con esta japonesa que lo mismo me da.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Estos anuncios de escorts o novios de alquiler nos da una idea de que tipo de chicos les gusta a las japonesas. 

Shibuya es también una zona muy frecuentada por adolescentes. Ahora está de moda entre las chicas hacerse fotos Kawaii o tiernas. Hay varios salones de fotos donde te pones orejas de conejo, lazos y cosas del estilo y luego editas tus fotos en un fotomatón para que sean más “dulces”: te pones corazoncitos, los ojos grandes y brillantes, etc. Nosotros entramos en uno para hacer la coña y nos echamos unas risas. Por cierto la cultura kawaii se está extendiendo. En Tailandia muchas de mis alumnas hacen dibujos kawaii y sin ir más lejos, hace un par de días en una de las librerías de Santander vi varios libros sobre kawaii.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA La verdad es que Shibuya mola y uno no se puede ir de Japón sin haber estado aquí. Sin embargo, me gusto menos que otras zonas de la ciudad como Shinjuku, Akihabara o la misma Asakusa.

Shinjuku

Shinjuku es la zona de copas por excelencia y que es mejor visitar cuando cae el sol. Los japoneses cuando salen de fiesta son muy diferentes a los españoles. Empiezan parecido: entran a algún bar y mientras cenan van rulando las cervezas y el sake. Luego, la noche se pone “salvaje”, alquilan una habitación de karaoke y se pasan el resto de la noche cantando, bebiendo y tomando panchitos (bueno, algas nori en su caso). Si alguno se pone tierno y tiene con quien, se va a terminar la noche a un love hotel. Algunos acaban durmiendo en el karaoke mismo cuando se les acaba la fiesta ya que las habitaciones del karaoke se suelen alquilar para toda la noche y los sofas son cómodos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A parte de karaokes, bares y love hotels, en Shinjuku hay bastantes bares de escorts, sobre todo para chicas. Si no tienes novio o tu chico no te hace caso, te puedes alquilar uno que lo haga. Se trata solo de compañía, eliges al chico que te gusta, te trata como una reina y luego le pagas por horas. Lo más curioso es que es algo normalizado. Una chica que utilice estos servicios no lo suele ocultar a sus amigas, sino que lo expone abiertamente y lo recomienda. Los escorts ganan una pasta y las engatusan con palabras para que repitan con ellos. La competencia está a la vista: a la entrada de alguno de estos bares hay un ranking con los chicos ordenados del que ha pasado más horas con las clientas al que menos, así se ve claramente quien es el más Don Juan del lugar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Kabukicho

El barrio rojo de Shinjuku, Kabukicho consta de dos calles paralelas iluminadas por neones rojos. A lo largo de estas dos calles y alrededor es donde está toda la movida de fiesta y sexo, pero esto es Japón así que Godzilla está ahí supervisando todo lo que pasa en este barrio por la noche e incluso de vez en cuando ruje y suelta humo. No es coña.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Godzilla asomándose en Kabukicho

No todo es tan bizarro en Shinjuku. El Golden Gai es una calle de establecimientos tradicionales escondida en el espacio y el tiempo a la que dedicaré un post aparte.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El mercado de Tsukiyi

Esto era la lonja de Tsukiyi hasta hace un año que se traslado a un impresionante nuevo complejo en Toyosu. Sin embargo, el mercado se quedó en el lugar original y sigue siendo el mejor sitio para comer pescado fresco un poco más barato que en otros sitios.  Tsukiyi es un sitio ideal para pasar la mañana si está soleado y se trae hambre. Ania activó su modo devorador de sushi a pesar de que acabábamos de desayunar. Solo se vive una vez!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Otros lugares

He resumido este post en las cinco zonas donde estuvimos más tiempo. Además, pudimos visitar el Santuario Meiji, el Palacio Imperial (por fuera), el Parque de Ueno, el Mercado de Ameyoko e incluso, nos escapamos a Kamakura para visitar el Gran Buda. A pesar de todo, no fue suficiente y nunca lo será para quedarse saciado de Tokio. Prometo volver.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Mercado de Ameyoko
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Mercado de Ameyoko
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Preparando matcha
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
El Palacio Imperial

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
El Gran Buda de Kamakura

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s